Cáncer de colon

Home / Area pacientes / Soy colostomizado / Cáncer de colon


 ¿Qué es un estoma?

¿Qué es un estoma?


 ¿Dónde me pondrán el estoma?

¿Dónde me pondrán el estoma?


 ¿Qué es una ostomía definitiva?

¿Qué es una ostomía definitiva?


 ¿Duele el estoma?

¿Duele el estoma?


 ¿Qué es una ostomía temporal?

¿Qué es una ostomía temporal?


Cáncer de Colon. ¿Qué es una “enfermedad tumoral”?

Cuando se habla de enfermedad tumoral o neoplásica, normalmente nos referimos al cáncer: se trata de un proceso en el que se producen mutaciones en las células del intestino provocando un crecimiento maligno y descontrolado de tejidos. Con mayor frecuencia, las enfermedades tumorales se localizan en el tramo intermedio y más largo del intestino grueso (colon), o en la zona más distal, denominada recto.

Causas asociadas

Las colostomías se practican, en su gran mayoria, a causa de un cáncer de colon o de recto, se trata de una dolencia bastante común en muchos países -especialmente del hemisferio norte- y se relaciona con las siguientes causas:

♦ Edad. La mayor parte de los casos de cáncer de colon y de recto se presenta en pacientes mayores de 50 años.

♦ Dieta. Numerosas investigaciones científicas relacionan actualmente el cáncer de colon con dietas ricas en grasas y pobres en fibra.

♦ Herencia. En algunos casos de cáncer de colon, desempeña un importante papel la herencia familiar, ya que existe la posibilidad de que se transmita hereditariamente la predisposición a sufrir la enfermedad. Sin embargo, este factor puede detectarse genéticamente y así el cáncer ser tratado de manera precoz.

♦ Historial médico. Se ha demostrado que quienes tienen una mayor predisposición a padecer esta enfermedad son las personas que tienen o han tenido pólipos (con crecimiento benigno) de colon o recto; colitis ulcerosa (inflamación o ulceración del colon) así como otros tipos de cáncer como mama, útero u ovario.

♦ Estilo de vida. Existen ciertos factores que dependen del estilo de vida y que predisponen a la aparición del cáncer de colon, como, por ejemplo, la obesidad, la vida sedentaria y el tabaquismo.

 

Síntomas de la enfermedad tumoral

Las molestias más frecuentes aparecen en la fase avanzada de la enfermedad y pueden ser las siguientes:

  • Cambios en los ritmos intestinales.
  • Diarrea o sensación de tener el vientre lleno.
  • Estreñimiento.
  • Sangre en las heces.
  • Cambios en la consistencia de las heces.
  • Dolor o molestia abdominal.
  • Pérdida de peso sin causa aparente.
  • Pérdida del apetito.
  • Cansancio constante.
  • Vómitos frecuentes.

Diagnósticos

Los tumores digestivos tienen unas expectativas de evolución muy positivas si se detectan precozmente. Para detectar un cáncer de colon se utilizan técnicas, como las que se describen a continuación:

♦ Tacto rectal. Es una exploración física que el médico lleva a cabo introduciendo un dedo en el ano del paciente para detectar anomalías en la parte inferior del aparato digestivo, como, por ejemplo, sangre, bultos anormales o dolores.

♦ Sigmoidoscopia. Se trata de una exploración interna mediante la introducción a través el ano de un tubo que transmite luz e imagen y que se llama endoscopio. Con él se puede examinar el recto y la parte final del colon (unos 60 cm), y detectar algunos de los pólipos que pudieran aparecer en este tramo.

♦ Colonoscopia. Es una exploración similar a la sigmoidoscopia, pero el tubo utilizado es más largo y permite recorrer todo el colon. Esta prueba facilita la toma de muestras de tejido (biopsia) en áreas de las que se sospecha que pudieran estar afectadas y  después se lleva a cabo su estudio mediante microscopio. Normalmente se aplica anestesia y el riesgo de que surjan complicaciones es muy bajo.

 

 

♦ Estudio genético.  Si existen antecedentes familiares o se sospecha de la posibilidad de un cáncer hereditario, es aconsejable realizar un estudio genético para detectar anomalías. En el caso de existir alteraciones genéticas en la familia, se deben iniciar las exploraciones de colon y recto a una edad temprana (20 años) y continuarlas periódicamente.

♦ Prueba de sangre oculta en heces (SOH). También se la conoce con sus siglas en inglés: FOBT, y consiste en una prueba para detectar sangre en las heces. Se ha demostrado que esta prueba reduce la probabilidad de muerte por cáncer de colon.

♦ Enema de bario con doble contraste. Consiste en una serie de radiografías del colon y del recto. Se toman después de que al paciente se le haya aplicado un enema (lavativa) con una solución blanca y calcárea que contiene bario para contrastar radiológicamente con detalle el colon y el recto.

Tratamientos

Entre los tratamientos que se siguen comúnmente, y según los casos, están: la cirugía o extirpación de la zona afectada, la radioterapia o aplicación de rayos de alta energía con la finalidad de destruir las células malignas, la quimioterapia o administración de fármacos que destruyen las células cancerosas y la inmunoterapia o estimulación del propio sistema defensivo del paciente para que sea éste el que elimine las células dañinas. Aunque estos tratamientos no deberían acarrear graves trastornos, ninguno de ellos está exento de efectos secundarios que pueden ser más o menos graves según la tolerancia del paciente.
♦ Cirugía. Mediante una operación en quirófano, se extrae la parte afectada por el cáncer. Se practica en todas las etapas de extensión de la enfermedad, pero cuando se trata de tumores en fase inicial se puede extraer un pólipo mediante el colonoscopio para examinarlo. Según los resultados, se extirpará el cáncer y una parte circundante de tejido sano, junto a los ganglios linfáticos de la zona. Puede ser necesario realizar una apertura desde el colon hacia el exterior (ostomía), en cuyo caso la persona tendrá que usar una bolsa especial de uso externo donde se recogerán las heces. La colostomía o ileostomía puede ser transitoria o permanente.

♦ Radioterapia. Consiste en aplicar rayos de alta energía sobre la zona afectada, con el fin de destruir las células cancerosas. Sólo afecta a la zona en tratamiento, y puede aplicarse antes de la cirugía (para reducir el tumor y poder extraerlo más fácilmente), o después (para terminar de destruir las células cancerosas que pudieran haber quedado).
♦ Quimioterapia. Consiste en la administración de fármacos que destruyen las células cancerosas. Se lleva a cabo insertando un tubo (catéter) en una vena e inyectando los fármacos a través de un sistema de bombeo. Suele administrarse tras la operación quirúrgica.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies